Casa Antonio / Vivienda - Estudio

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/26

Proyecto y Dirección:  Arq. Agostina Bernacchia 

Ubicación: Rosario, Santa Fe, Argentina

Superficie: 65 m2

Estado: Obra finalizada

 

Esta memoria se escribe en primera persona, porque el nombre del proyecto es un homenaje a mis abuelos y la casa , nuestro hogar y espacio de trabajo.

Casa Antonio, es la unidad número 7 de un conjunto de viviendas construidas en 1921 en  Rosario. Pertenece a una tipología que abunda en nuestra ciudad, antiguamente llamada "casa de departamentos", nacida en la década del 20 como respuesta a la  problemática habitacional obrera y caracterizada por la sucesión de unidades iguales y contiguas a las que se accede desde un pasillo de uso común. Cada vivienda está compuesta  por un patio que da ingreso a dos habitaciones, al baño y a la cocina.

Dada la antigüedad, el estado edilicio del conjunto presentaba grandes condiciones de deterioro. La unidad perteneciente a mi familia no era la excepción, humedades, cubiertas perforadas y pisos hundidos imposibilitaban su habitabilidad. Era el año 2013,  me encontraba cursando los últimos años de la carrera de arquitectura y tenía un gran deseo de independizarme. Fueron oportunidades suficientes para  proponer a la familia realizar un proyecto de reforma y ampliación para devolverle a la vivienda, la posibilidad uso. Decidimos que la adaptaríamos programáticamente a nuestras necesidades, una casa/estudio.

Los recursos económicos que disponíamos eran limitados, por lo que proyectamos teniendo en cuenta la reutilización de elementos y materiales preexistentes, y definimos la realización de la obra en etapas discontinuas en el tiempo, para avanzar en función de la disponibilidad de ahorros.

La premisa fue mantener la estructura de la cubierta original, por sus bondades materiales y térmicas, y porque esta decisión permitiría que durante el proceso constructivo la casa nunca quede a la intemperie. En consecuencia, la ampliación se propone a partir de la socavación de un desnivel, que proporciona la altura necesaria para la incorporación de un entrepiso dentro del volumen existente.

El programa se organiza a partir de un eje de circulación en sentido este/oeste que vincula las puertas de ingreso y permite el acceso a los distintos ambientes sin interferencias. Un sistema de equipamiento fijo, aporta variables de uso y articula los distintos los niveles, es escritorio, espacio de guardado, sofá, mesa de apoyo y escalera.  Mediante operaciones de adintelado y demolición en los muros portantes de la vieja construcción, se incorpora una nueva estructura de perfilaría metálica con el objetivo de obtener desde cada uno de los sectores, una relación directa con el patio, la vegetación, la luz natural y el cielo. 

El proyecto genera un único espacio interior de 3 niveles, con ambientes de distintas escalas, que otorgan variantes en la  percepción espacial. La propuesta es convivir entre lo antiguo y lo contemporáneo, poniendo en valor la  huella de la historia.

Texto: Agostina Bernacchia

Fotografias: Juan Pablo García

  • Instagram